Ir al contenido principal

Izquierda, izquierda, derecha, derecha

Es obvio, no, el título no se refiere a la yenca, aquello que bailaban mis padres cuando moceaban.
Tampoco descubro nada si afirmo que me gusta más la POLÍTICA que el baile, y que por tanto, y aunque no deje de salir, también me da por seguir los debates parlamentarios de máximo interés, ya sean del ámbito nacional o de mi Comunidad Autónoma.
Justamente las semanas pasadas se han celebrado dos de estos debates, por una parte el Debate de investidura del Presidente de la Junta de Extremadura y por otro el Debate de política general sobre el Estado de la Nación. No voy a entrar en consideraciones sobre quienes estuvieron mejor en cada uno de ellos, sería demasiado fácil en ambos casos, pero sí me apetece seguir desmintiendo a aquellos que afirman que no hay diferencias entre la izquierda y la derecha, que todos dice lo mismo y que bla, bla, bla.
Desde luego no es en los debates dónde mejor se ven las diferencias, sino en cómo y para qué se gobierna, pero también se escuchan afirmaciones que marcan las diferencias. En el caso del debate extremeño, la obsesión del ya ex-candidato popular está en el intervencionismo de la administración autonómica, es a tal punto liberal que se compromete con la ciudadanía a que si él hubiese sido Presidente, no crearía ni un solo puesto de trabajo en la región, esa no es tarea de un regidor, si no de las empresas. En el caso del Sr. Rajoy su liberalismo llega a confundirse con la pereza y el desprecio a la POLÍTICA, la de verdad, llegó a afirmar que si no hubiera habido gobierno las cosas habrían salido igual solas refiriéndose a la economía del país. En otras ocasiones le hemos escuchado afirmar que la mejor política de vivienda es la del todo urbanizable que ya practicó el PP, pero de la que ya sabemos que aunque se construya mucho esto no apareja menor precio, sí se provocó más especulación y destrucción ambiental.
En cualquier caso lo que más me llamó la atención fue la valoración que el líder popular hizo de las leyes sociales impulsadas por el Gobierno socialista, vino a decir algo así como que no estaban mal (aunque recurran la Ley de Igualdad) pero que no eran importantes. ¿Entonces qué tiene que hacer un gobierno que ni gobierna para no molestar ni impulsa progreso y bienestar social?
En el PP le llamarán intervencionismo o cosas sin valor a los derechos, a la Ley de Igualdad, a la Ley de atención a las personas dependientes, a más y mejores becas, a más y mejor empleo, a la subida del SMI, al Estatuto del trabajador autónomo, a la subida de las pensiones especialmente a las más bajas, a la normalización de inmigrantes y a su integración, a la alianza de civilizaciones, a la Ley del Suelo, etc, etc, etc, yo le llamaré un gobierno socialista.
Dejo para otro día los nacionalismos.

Comentarios

Javier Callejón ha dicho que…
Diferencia a diferencia podríamos realizar una larga enumeración entre la izquierda y la derecha, pero supongo que tampoco queremos aburrir a los lectores. Lo que si me gustaría destacar del debate nacional es la valoración global que han realizado los medios de comunicación y la sociedad en general, quienes dan un claro ganador, el Presidente Zapatero.

Yo también he escrito alguna reflexión sobre este acontecimiento político en mi blog, y me gustaría invitarte a leerla. www.javiercallejon.blogspot.com

Un saludo.
jandro ha dicho que…
Para que reiterar, claro que existen diferencias.
JUAN MIGUEL MÉNDEZ PEÑA ha dicho que…
Comparto tu reflexión, Leire. Te escribo para felicitarte el otro día por tu intervenión en el curso de cuadros jóvenes de la Escuela Jaime Vera. Te fuiste sin despedirnos. Un abrazo,

JUANMI.-
Leire ha dicho que…
Vaya Juanmi, siento haber salido sin despedirme, creí que lo había hecho de todo el mundo, espero que terminarais bien el curso, sacándole el máximo provecho, hasta donde tiene sentido.
Javier, aunque no te escriba de vez en cuando paso por tu espacio.
Jandro, tú conoces bien las diferencias, especialmente en lo local.

Entradas populares de este blog

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación. A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.