Ir al contenido principal

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación.
A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.
Es posible que estos días hayan tenido muchos momentos tristes para los votantes socialistas, fue triste aquella primera rueda de prensa de Pablo Iglesias reclamando una estructura de Gobierno con él como Vicepresidente y todo tipo de exigencias, a la vez que se faltaba al respecto al conjunto de los votantes socialistas. Fue triste que Pablo Iglesias no se sentara a negociar un proyecto de cambio para sumar una mayoría en el Parlamento. Fue triste que la primera vez que se sentó, no pasaron ni 24h para volverse a levantar dando por rotas las posibilidades de acuerdo. Fue triste que tras sentarse de nuevo, no pasaran ni esas horas, ni esperara a ver respondidas sus propuestas para volver a romper. Es triste, muy triste, que el mismo día que Pablo Iglesias decide afirmar que los votantes socialistas estamos tristes, lo haga por la ausencia de su Partido en la Mesa de la Diputación Permanente, y no porque justo se cumplieran 4 años de la desuniversalización de la sanidad pública en España, esa media que permitió, por ejemplo, que Alpha Pam no tuviera posibilidad de curarse de una tuberculosis siendo un trabajador en España.
Sin duda ha habido muchos otros momentos tristes, pero no osaré a señalarlos restándole a Pablo Iglesias sus ansias de inventor de la democracia.
Tristes guerras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.