Ir al contenido principal

Más allá de la abstención


Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio.
Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real.
No estoy pidiendo titulares, ni pulsos para ver quién es el más listo ni más guapo. Viví en primera persona la amargura de la décima legislatura, esa que mayor retroceso ha supuesto en el reconocimiento de derechos civiles y sociales en nuestra memoria democrática. La barrera permanente para incluir siquiera una pequeña modificación en la convalidación de reales decretos ley innecesarios. La arrogancia en el control parlamentario, el dolor en la vida de mucha gente. Pongamos en valor que nada de esto tiene que repetirse. Y por favor, que nadie simplifique tanto como para decir que eso supondrá un adelanto electoral y las condiciones serían las mismas que unas terceras elecciones.
Habrá quién se empeñe en dedicar todos sus esfuerzos en mantener la fractura y la pelea orgánica para los procesos de reconstrucción y renovación que sí o sí hemos de afrontar, supongo que es legítimo, pero del Grupo Parlamentario Socialista y del PSOE espero más, exijo más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Preguntas tontas

Sí, ya sé que han pasado un montón de cosas desde el 30 de agosto, y precisamente por eso, porque han sido muchas actividades y pensamientos dudo mucho que pueda ordenarlos, así que hoy, que por fin he encontrado un hueco y un poco de apetencia, vuelvo con las lluvias a la madeja tras un septiembre de secano. Iñaki tiene en su blog una sección que él llama "Conteste a la pregunta" que suele está repleta de absurdas e ingeniosas cuestiones y realmente interesantes respuestas, como no estoy a la altura de esas contestaciones tan clarificadoras prefiero compartir algunas dudas: ¿Por qué cuando el debate ciudadano vuelve a los social, a las cosas que de verdad preocupan al Gobierno y a la gente, a los derechos y a la igualdad (datos empleo, medidas vivienda, ayuda nacimientos, plazas guardería, salud bucodental infantil, éxito educación ciudadanía,...), nos enredan en otras cosas? ¿por qué caemos en esas redes interesadas en lugar de conseguir seguir hablando de lo útil y no lo

Volando voy

Podría llegar a crear un apartado en el blog dedicado a contar las incidencias en aeropuertos y aviones, desde un inesperado paso por Valencia en un vuelo directo entre Bruselas y Madrid, a innumerables retrasos casi esperados. La conclusión es que viajar en avión, que aparentemente es el medio más cómodo, es sin duda una pesadez con sólo pensarlo y, lo que es mucho más grave, una demostración continua de abusos consentidos sobre la gente. Desde la búsqueda del billete con tarifas engañosas y tasas ocultas, pasando por el striptease de antes de entrar supuestamente para garantizar nuestra seguridad, y un sinfín de incidencias de las que si te dan una mínima explicación te tienes que dar por satisfecho, aviones con retraso, cancelaciones, restricciones de equipaje, cambios de asiento, maletas que llegan abiertas y sin parte del contenido que tenían al salir, y más retrasos por aviones debido a que han llegado tarde, ¿por qué? vaya usted a saber, preséntese aquí más de una hora antes qu

Diario de a bordo

De nuevo tengo algo dejada la madeja, esta, que no la de la cabeza, así que tiraré de un hilo en el uso más propio de un blog como bitácora o diario. Y es que el mes de marzo ha dado mucho de sí, tanto que esto primeros días de abril parece que aún le pertenecen al mes anterior. Comencé marzo por el terruño en plena campaña electoral. Ya hice algún comentario a lo que me gusta encontrarme con gente con la que compartir ideas, vayas donde vayas siempre hay compañeros y compañeras trabajando. Quizás es una de las razones por las que se obtienen buenos resultados, me ha gustado el balance total del 9 de marzo, y si fuera la suma de procesos también me ha gustado el balance de la circunscripción a la que pertenezco, es un refuerzo al buen trabajo de todos y todas. Los otros motivos ya los comentamos durante la campaña, quizás esta es de las veces que más se han podido contrastar ideas y líderes. Contra un proyecto conservador y poco creíble (¿hubiese plantado Rajoy 500 millones de árboles?