Ir al contenido principal

Una nueva oportunidad*

Nos comprometimos a no parar, a insistir, a pelear y dar alternativas que dieran respuestas a los problemas de la ciudadanía y esta es una nueva iniciativa para dar una oportunidad a aquellos que siguen sin ver la salida de una crisis que no es suya, pero que les golpea.
Hace unos días vimos cómo un dirigente de la Patronal empresarial declaraba un concurso de acreedores para sus empresas, que le permitirá reordenar el pago y liberar algunas de sus deudas, y a la vez dejará en una difícil situación a muchos trabajadores. Trabajadores y trabajadores que no tendrán esa opción.
Esta es una proposición para dar una nueva oportunidad también a esas familias, para que más allá de los rescates a las entidades financieras y a las empresas pensemos que el rescate que debería priorizar a todos, que debería ser el objeto de los primeros, el verdadero rescate, es el rescate a la ciudadanía.


Se trata de arbitrar un procedimiento para que quienes se ven una situación de sobreendeudamiento sobrevenida y no dolosa, puedan declararse en situación de insolvencia y mediante un procedimiento de mediación desde los poderes públicos, garanticemos que esa endeudamiento derivado en muchas ocasiones de decisiones tomadas por otros, no condenen a las familias al embargo y pérdida de sus bienes y les lleven a situaciones difícilmente de superar.
La pérdida de ayudas para la dependencia, de becas, la disminución de los salarios, el aumento de los impuestos indirectos, la pérdida de puestos de trabajo y la desaparición de prestaciones, los repagos en los servicios sanitarios y medicamentos… pueden convertirse en esos llamamientos involuntarios al impago para muchas familias.
Como sin duda sigue siéndolo la vivienda, hasta ahora, todas las medidas adoptadas por el Ejecutivo, dado su impacto, pueden ser calificadas como un fracaso por su indeterminación para garantizar un derecho y por su carácter excluyente.

Esta es una nueva oportunidad, una oportunidad para las familias, para quienes más pierden con la crisis, para evitar los desahucios de una vez por todas y la pérdida de los bienes, una oportunidad para ellos y ellas y para dignificar la acción política al servicio de la ciudadanía, la tarea de todos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación. A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.