Ir al contenido principal

Podemos

Esto na va de Obama, ¿o también?



¿Para qué sirven las elecciones europeas?, ¿para qué sirve un/a diputado/a?, pues para cosas como esta. O tal vez esa es la respuesta que habría que aplicarle a un/a diputado/a socialista. Solo faltan un par de días para que los/as españoles/as podamos decidir la delegación española que nos representará en el Parlamento Europeo y hemos de ser conscientes de todo lo que nos jugamos en un proceso de estas características.
Parece que poco a poco se va rompiendo la apatía de quienes piensan que en esto no nos va nada o quienes entienden que esto es otra vez votar lo mismo, parece que nos vamos dando cuenta de lo europeos que somos y lo presente que está Europa en nuestras vidas, desde para tomar decisiones que afectan al 70% de nuestra legislación y por tanto de nuestro día a día, la agricultura, el transporte, las migraciones, la educación, hasta para demostrar que el chupete de un niño reúne los requisitos necesarios. Parece que nos damos cuenta de que las elecciones no son para decidir si un señor acepta regalos de gente a la que luego de un modo u otro les concede proyectos del presupuesto público. Parece que empezamos a ser conscientes del importantísimo papel que España tiene hoy que jugar en las instituciones europeas, el imprescindible contrapeso, nuestro cambio de rol, de no estar a recibir y a ser los garantes de lo social, necesitamos una delegación que no permita que se dé ni un paso atrás en los derechos de la ciudadanía y de los/as trabajadores, que pelee por la dignidad, que rechace las recetas neoliberales que le gustaría poner en marcha a la derecha en España, que demuestre que para salir de la crisis no hay que renunciar al bienestar social, sino apoyar a quienes más esfuerzo hacen aunque no sean los que tengan más dinero, necesitamos una delegación progresista, fuerte y de futuro.
Hoy no quiero hablar de antipolítica y, por tanto, no quiero hablar del cabeza de lista del PP en estas elecciones, de Mayor Oreja, bastante bien se está retratando a una persona tan tremendamente conservadora y tan reflejo del pasado de España, me apetece, ahora que llega la recta final de la campaña electoral, escribir sobre los estados de ánimo. El eslogan que el PSOE ha utilizado en estos comicios es el de que "este partido se juega en Europa", tradicionalmente cuando la selección española de futbol comienza una competición internacional lo hace con furia, pero con unos/as seguidores convencidos de que de cuartos de final no se pasa, hasta que en la última Eurocopa la selección se quitó el traje, se defendió una camiseta, la roja, y acompañada de la ilusión de la afición, pasó de cuartos, y se proclamó campeona. Como un diputado logró convencer y tumbar una propuesta que nos llevaba al pasado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación. A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.