Ir al contenido principal

Pedagogía política

Unos un pasito a la izquierda y otros un pasito al centro parecen ser las conclusiones que tras la celebración de los Congresos de PSOE y PP respectivamente extraen los medios de comunicación. Estoy convencida de que ni una cosa ni la otra. Ni el PSOE se hace de izquierda porque durante 4 años ha demostrado que ese es su espacio político, el del reconocimiento de derechos y el apoyo a los sectores sociales con más dificultades, ni el PP se hace de centro, Rajoy sigue siendo Rajoy, el mismo al que conocimos y que hoy día afirma que la economía no sabe de ideologías o niega rotundamente que sea de interés alguno el que las personas procedentes de otros países puedan decidir quién gobierna en los lugares en los que desarrollan su vida diaria o el que se pueda evitar el sufrimiento de enfermos.
Quizás si en nuestro día a día tuviéramos más presente la pedagogía política no sería necesario tratar de convencer a nadie tras un Congreso. Y pongo un ejemplo crítico con el Gobierno, la factura de la luz. Puedo llegar a entender que hoy en día no sea necesario intervenir sobre la distribución energética para controlar las sobrecargas aplicando medidas como la tarifa nocturna, pero sí hacerlo sobre el propio consumo energético, no se debe de tratar de cuándo si no de cuánto. Lo que no entiendo es que esta explicación haya que imaginarla, porque nadie la da. Tampoco puedo entender que se perjudique a los que en su día se sumaron a ese control del tiempo llevados por las medidas gubernamentales sin darles una respuesta específica. Y no con la ideología, pero sí con la capacidad de gestión, tampoco puedo entender que no se garantice la información más completa posible a la ciudadanía.
En los tiempos que corren absorbemos la información a una velocidad de vértigo y sin capacidad de digerir nada, pero a pesar de esto más allá de hacer muchos anuncios de muchas cosas que al final ni el que las anuncia sabe qué son, tenemos que ser capaces de hacer entender cada decisión, gobernar de mano de la ciudadanía, ser y parecer lo que somos.
En cualquier caso no sé cuál habrá sido el grado de satisfacción de los compromisarios del PP en tras el último congreso popular, pero el mío tras el 37 Congreso del PSOE es alto, tanto por la redacción final de la ponencia las medidas que contiene, como por la elección para la dirección federal de gente con la que más allá de compartir una generación similar, comparto unas ideas.

Comentarios

JavierPiornal ha dicho que…
Hola compañera, te enlazo a mi blog saludos¡¡¡¡
Leire ha dicho que…
Gracias Javier, veo que estás muy activo.

Entradas populares de este blog

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación. A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.