Ir al contenido principal

Compensaciones

No merece calificar por qué un Presidente autonómico un día se rebela contra un modelo de financiación que define catastrófico para los intereses de su Comunidad Autónoma, y al día siguiente se abstiene en la votación sobre ese mismo modelo de finaciación. A fin de cuentas, ese Presidente autonómico, el de Extremadura, nos tiene acostumbrados a anuncios rimbombantes a los que luego sigue la nada, la abstención para cumplirlos. 
Por eso el pasado jueves preguntamos al Ministro Montoro qué hay de cierto en que la abstención de Monago en el Consejo de Política Fiscal y Financiera se debiera a una compensación en las inversiones para Extremadura.


Monago se ha esmerado tanto, por responder a los deseos de Montoro que, en lugar de responder a su compromiso con las y los extremeños, ha cumplido con ansia el objetivo de déficit, aunque ello haya supuesto:
-          alcanzar la mayor tasa de paro de la historia, 8 puntos por encima de la media nacional hacia la que convergíamos
-          destruir el tejido empresarial
-          eliminar las ayudas al transporte escolar
-          disminuir la plantilla del profesorado
-          incrementar las listas de espera sanitaria
-          y reducir el poder adquisitivo de sus pensionistas un 40%, entre otros efectos secundarios



Deteriorando así la calidad de vida de los extremeños y aumentando la desigualdad y la pobreza.

Además ha ocultado que han recibido cuantiosos ingresos gracias a las sentencias que dieron la razón a los gobiernos socialistas frente al último gobierno popular como con el recurso al impuesto bancario o la negativa a pagar la deuda sanitaria tras las transferencias. O que a cuenta del déficit también aplican una vergonzante modalidad de financiarse a costa de no devolver a los pensionistas el exceso de copago farmacéutico.
Para compensar todo este esfuerzo, Monago envía notas de prensa de reuniones en las que nadie comparece, diciendo que el Gobierno efectuará compensaciones extraordinarias a Extremadura. Aunque preguntado Montoro al respecto, sólo dice que ya veremos.
Los extremeños queremos lo que nos corresponde en derecho. Basta conocer un dato para entender esta tomadura de pelo, en los últimos gobiernos socialistas, en plena crisis, la inversión en Extremadura se cifraba en 700 millones, ahora, 368.
Las compensaciones que con tanta complacencia el Gobierno del PP ha tenido con Extremadura hasta ahora son
-      reducir la inversión por habitante un 40%
-      eliminar el AVE dándonos el cambiazo por un tren diesel, sin electrificar que impedirá que nunca llegue la alta velocidad
-      sustituir un plan especial de empleo de 20mill con la mitad de paro del actual por otro de 4mill
-      reducir los Fondos Europeos para los próximos años en 700mill

-    o incumplir el pago de la deuda histórica cuyo plazo de cuantificación venció hace ahora un año



Engaños más engaños. La mentira es una constante en el Partido Popular, una vez más alguien enmendará la plana a alguien. Montoro a Monago,  o Monago a Montoro en el circo habitual. Para que al final los agraviados sean una vez más los ciudadanos y ciudadanas con menos opciones.
De una vez, sin más burlas ni bravuconadas, exigimos que se recuperen los niveles de inversión que le corresponden a los y las extremeños, dejen de vendernos humo y traficar con nuestros derechos, y como mínimo paguen la deuda histórica que establece el Estatuto de Extremadura para febrero de 2014.


Esperaremos a los presupuestos  

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Leire,
soy Beatriz, hija de Fina Montero, prima de tu abuela Ciriaca. Sé de ti por la prensa y sólo quería decirte que aunque no te conozco personalmente me gusta que estés defendiendo los ideales que defiendes. Ojalá tengas éxito.
Muchos besos.
Leire ha dicho que…
Hola Beatriz.
En realidad sí nos conocimos ya hace tiempo, yo tendría 11 años o así, estuve con mis padres y mi hermana de visita por Lugo. Mi madre nos habló muchas veces de la tuya, y se acordaba según pasaban acontecimientos en Galicia.
Me ha alegrado mucho leer tu mensaje, espero que pueda llegarte esta respuesta, para cualquier cosa mi correo es iglesiasleire@gmail.com
Un abraza muy fuerte

Entradas populares de este blog

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación. A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.