Ir al contenido principal

De Memoria y Democracia

El sábado pasado, después de un intenso trabajo, los y las compañeras de las Juventudes Socialistas de Cáceres entregaron los Premios de Memoria Histórica Luis Romero Solano. Estos Premios, como otros cuántos aunque no tantos como debieran, son una buena oportunidad para reconocer aquellos lugares y personas que tuvieron un protagonismo especial, muchas veces a cambio de sus vidas, para que hoy podamos vivir en democracia.
Siempre que desde los partidos o colectivos de izquierda se hace un acto de estas características hay quien rápidamente reacciona con insultos y acusaciones del tipo de que miramos al pasado para no mirar al presente ni al futuro, o que no nos dedicamos a otra cosa que a contar las batallas del abuelo. Y parte es cierta, con orgullo tras la entrega de los premios tuve la suerte de poder conversar con mis abuelos sobre sus recuerdos de ese tiempo que no debiera reeditarse jamás, de aquellas personas que dieron parte o toda su vida por la libertad y hemos dejado demasiado tiempo en el olvido, de aquellos lugares que hoy miramos sin  conocer que fueron escenario de venganzas... Tras cualquier conflicto, de guerra o terrorismo solo tenemos libertad para mirar al futuros si somos capaces de poder hacerlo con la conciencia tranquila sobre el pasado, sigue siendo imprescindible que las víctimas de la guerra en España, como las de otras partes del mundo, como las víctimas de otras barbaridades como el terrorismo puedan tener VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN.
No nos avergonzamos, mirar al pasado es imprescindible para no repetir errores, en conflictos o en otras cuestiones, ¿qué sentido tendría ahora que repitiéramos el modelo económico mundial que nos ha llevado a una crisis que en el futuro sería doblemente perjudicial?
Si de democracia iba esto también, deberíamos estos días pararnos a pensar sobre su significado, sobre dónde hemos llegado desde entonces hasta ahora, sobre qué valoración hace la gente sobre las instituciones y la forma de gobierno y por qué, y también sobre por qué cuando se atenta, con la falsa excusa de un ahorro económico, sobre los espacios que nos permiten que sigan existiendo garantías democráticas como los Consejos de Juventud o de la Mujer, sean tan lentas las reacciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación. A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.