Ir al contenido principal

Crispación y distracción

El del título debería ser el eslogan con el que el Partido Popular se presentase a las elecciones, esa sería la forma de cumplir con sus promesas, eso sí, las promesas a la ciudadanía obligan cuando se gobierna, pero también deben hacerlo cuando se está en oposición, como es y seguirá siendo el caso del PP mientras sigan las cosas así, y no conocemos que tengan propuestas sobre los asuntos que de verdad ocupan y preocupan en nuestras vidas.
La principal motivación del PP parece la de sembrar el odio, tras lo que se vislumbran dos propósitos, difuminar los avances sociales impulsados por el Gobierno y dividir a la sociedad y alejarla de la política, o dicho de otro modo, no pretenden ganar la confianza de la gente y unas futuras elecciones en las que ya piensan (tanto que proclaman las elecciones municipales y autonómicas como una primera vuelta con lo que faltan al respeto una vez más a la gente, a las instituciones y hasta a la Constitución), sino hacer perder al PSOE.
El ambiente parece cada vez más caldeado entre la gente a cuenta de los llamamientos que los irresponsables del PP proclaman continuamente. El peligro de esto es inmenso por multitud de motivos, uno de ellos me lo advertían el otro día comparando la actitud del principal partido de la oposición con el partido de fútbol Sevilla-Betis, se va echando leña y al final no se pueden controlar las llamas y sucede lo más lamentable. Y parece que estamos cerca de esa división, por un lado los que apoyen al Gobierno, por otro los que lo rechacen aunque sea el Gobierno elegido democráticamente (eso parece carecer de importancia), y por otro gente que para Rajoy ya no son personas normales, ya que esas son las que van con él. Lo que no parece es que haya subgrupos en estas divisiones, o esa impresión tuve hace unas semanas al pasar por la puerta del Ministerio del Interior y ver una concentración contra el Gobierno en la que compartían el espacio y las intenciones un grupo de personas de extrema derecha identificadas con sus símbolos y celebérrimos militantes del Partido Popular, sin que al parecer nadie se sintiese incómodo.
La otra intención es la de distraernos, la bronca y los malabares para quitar la atención de la gestión del Gobierno, y he aquí dónde he de manifestar que tenemos que sentirnos ilusionados y satisfechos, sin excluir a nadie, y centrar el debate en lugar de caer en la crispación. En las navidades una amiga compungida me preguntaba si estaba contenta con Zapatero y parecía sorprendida de que no dudase en contestar afirmativamente. Es el Presidente de un Gobierno que está cumpliendo su programa electoral y por tanto su compromiso con la ciudadanía, avanzando en la conquista de nuevos derechos para todos y todas. España está en un muy buen momento económico que ahora sí se está aprovechando para invertir en más bienestar social, igualdad y estabilidad económica para el futuro, se está creando empleo y mejorando las condiciones laborales, invirtiendo en educación y vivienda social, haciendo políticas para la igualdad mejorando las oportunidades de aquellos con una situación social menos ventajosa, subiendo las pensiones mínimas, aumentando las becas, aprobando leyes de una importancia para nuestra vida fundamental como la de autonomía personal de las personas dependientes, y un muy largo etcétera.
Debemos comparar a cada uno por lo que hace, y cada día y cuando corresponde, elegir entre quienes además de crispar, mienten y mintieron (el año 2004 no es el pasado y menos cuando lo intentan pintar de tiempo remoto los mismos que lo protagonizaron) y quienes mantienen presente el "no nos falles" a la ciudadanía. Pero para conseguirlo hemos de despejar las cortinas de humo (hay especiales informativos para cubrir manifestaciones y broncas, pero no para dar cobertura a la aprobación de leyes y derechos) y centrar el debate en mostrar nuestra satisfacción por las políticas que se están desarrollando, en crispación nos ganan.

Comentarios

María ha dicho que…
Hola Leire,

Estoy totalmente de acuerdo con tu artículo y además hoy me siento especialmente contenta por la recién aprobada Ley de Igualdad. Este Gobierno cumple lo que dice.

Entradas populares de este blog

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación. A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.