Ir al contenido principal

Quincuagésimosegundo, cincuentaydosavo o ele palito palito

Ya se ha presentado la programación para este año del Festival de Teatro Clásico de Mérida, nada más y nada menos que en su 52ª edición. Supongo que en las personas 52 años significan un interesante recorrido en la vida, un tiempo de madurez, edad de alcanzar la plenitud vital, lejos y con tiempo aún hasta llegar a la vejez, pero en la historia de este Festival 52 años son, además de esto, mucho más.
Un Festival con historia y de futuro. Hace un par de años, aprovechando la edición nº50 (ó L), se recordaba la importancia de la II República española en que este evento pueda hoy celebrarse, merece la pena volverlo a recordar en el año del 75º aniversario de la República, en el año de recuperación de los valores que significaron este período, brutal e injustamente detenido en la historia de nuestro país. El Festival de Teatro Clásico de Mérida forma parte de esas actuaciones emprendidas para democratizar el acceso libre de los y las ciudadanas al patrimonio, la cultura y la educación.
También el teatro clásico, el teatro de las tragedias de los dioses, paradójicamente, nos humaniza, los textos clásicos tienen la extraña virtud de la eterna actualidad que nos hace recordar que el ser humano, la sociedad y las relaciones humanas, no han cambiado tanto por mucho que creemos nuevas sociedades.
Esta edición del Festival de Mérida actualiza estos valores republicanos y de los clásicos con nuevos artistas, que le aportan juventud y futuro, y el aprovechamiento de nuevos espacios en el entorno de la ciudad de Mérida, en el entorno de Extremadura, una región que también se identifica con su historia y su futuro, ya lo sabían los clásicos.
El espectáculo está en marcha, merecerá la pena pasar el verano en Extremadura y disfrutar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Más allá de la abstención

Cuando uno se mueve en el escenario de lo menos malo, es posible que ninguna decisión sea la correcta. Es cuando argumentos, debate, explicación, valoración de pros y contras deberían ser más importantes. Y esto con seguridad no ha sido así, reflexiones mezcladas con procesos orgánicos de autoafirmación, con apelativos a bandos y otros enredos, han generado tal ruido alrededor que a cada intento de aportar algo de cordura ha seguido una retahila de descalificaciones perjuiciosas. Nada de lo acontecido ha sido satisfactorio. Y ahora, tras regalarle a Rajoy un año de Gobierno en funciones con una mayoría absoluta simulada que ya no tenía, ha finalizado el bloqueo y arrancado la legislatura, ya no caben más excusas. Es el momento en el que hemos de demostrar el valor de las instituciones democráticas, de ser capaces de constuir una oposición realmente útil y determinante, desde y con la izquierda, sumando las mayorías necesarias, poniendo a prueba la alternativa real. No estoy pidiendo tit…

Un día triste

“Hoy tiene que haber muchos votantes socialistas tristes” afirmaba ayer Pablo Iglesias tras quedar fuera Podemos de la Mesa de la Diputación Permanente al no participar en la negociación. A ver cómo lo digo muy educadamente… así, en general, no quiero quitarle ni un grado de importancia a la Mesa de la Diputación Permanente, pero seamos sinceros, tampoco nos quita el sueño, es más, me atrevería a afirmar que es un mal que padecemos los votantes de muchos partidos, sin que eso represente ninguna mezcolanza ideológica.

Una explicación

Con previsible revuelo mediático y social, acaba de hacerse pública la listas de diputados y senadores que, tras finalizar su mandato en las Cortes, hemos solicitado la indemnización por cese prevista en la normativa vigente. Una norma que se modificó recientemente haciendo incompatible el cobro de esta indemnización con cualquier otro tipo de ingreso. Comenzaré diciendo que entiendo la reacción. Cuando el tratamiento de unas personas es diferente al del resto, se requiere como mínimo de una explicación, de no ser así, algo no está bien hecho.