viernes, diciembre 21, 2007

Volando voy

Podría llegar a crear un apartado en el blog dedicado a contar las incidencias en aeropuertos y aviones, desde un inesperado paso por Valencia en un vuelo directo entre Bruselas y Madrid, a innumerables retrasos casi esperados. La conclusión es que viajar en avión, que aparentemente es el medio más cómodo, es sin duda una pesadez con sólo pensarlo y, lo que es mucho más grave, una demostración continua de abusos consentidos sobre la gente. Desde la búsqueda del billete con tarifas engañosas y tasas ocultas, pasando por el striptease de antes de entrar supuestamente para garantizar nuestra seguridad, y un sinfín de incidencias de las que si te dan una mínima explicación te tienes que dar por satisfecho, aviones con retraso, cancelaciones, restricciones de equipaje, cambios de asiento, maletas que llegan abiertas y sin parte del contenido que tenían al salir, y más retrasos por aviones debido a que han llegado tarde, ¿por qué? vaya usted a saber, preséntese aquí más de una hora antes que ya veremos nosotros cuando y en qué avión va a volar, tal vez por eso hay aeropuertos que parecen centros comerciales, por si te tienes que quedar a vivir.
Por contra España aspira a ponerse a la cabeza en Europa de kilómetros de alta velocidad ferroviaria, ya se han inaugurado nuevas líneas como la de Madrid-Málaga que como dice el anuncio hace que lo importante no sea la distancia sino el tiempo. En este período de vivencia temporal fuera de mi ciudad he hecho el recorrido Cáceres-Madrid primero por las N-521 cruzando Trujillo para coger la A-5, después aprovechando la A-66 y la EX-A1 ahorré tiempo y gané comodidad, estos días dudo si ir por la A-66 o por los kilómetros recién abiertos de la A-58. En menos de 4 años un verdadero cambio que mejora las comunicaciones en la región extremeña y nos hacen admirar unos paisajes que hacen disfrutar la llegada.
Y lo mejor está por venir, espero que los próximos años sigan acortando la distancia para nosotros y para con otros, hoy no hay medio de transporte más cómodo que el del AVE, sin retrasos, desnudos, vaciados de equipaje, estaciones comerciales o cambios de última hora sin garantías para la ciudadanía. Pronto se despejarán las dudas sobre cómo llegar, por autovía, tren veloz (espero que los horarios también mejoren) o avión en función de dónde vayamos, el Cáceres del 2016 pinta bien.

Ya que son los días que son en el calendario, felices fiestas a todos y todas y que en el 2008 independientemente de las distancias, sigamos mejorando los tiempos.


PD: escrito durante la espera en un aeropuerto

lunes, diciembre 17, 2007

Petrica Nae

Estos días andamos como motos de las de 500c.c., en las últimas semanas se nos han acumulado reuniones y eventos, cada día sobre un tema distinto, es lo bueno de las áreas transversales que diría alguno, y lo que queda. Cada día sabemos más, cada día podemos más, tenemos las ideas, las propuestas y las posibilidades más claras e incluso lo pasamos mejor. Quizás si os contara la agenda de estas semanas entenderíais mejor el abandono de esta mi otra madeja, aunque quizás la culpa no es de la tarea sino del haber matado un par de portátiles.
Entre los sinsabores van apareciendo los resultados que compensan, a veces tienen nombres y apellidos. Hace poco pusimos en marcha un programa de microcréditos dentro de un ambicioso proyecto para que aquellas personas jóvenes que no tienen la suerte de que sus tutores, su nómina o su casa les avalen ante un banco que no les abrirá la puerta, también puedan soñar con sus proyectos emprendedores, esa palabra que tanto les gusta exigir a algunos que muchas veces no se autoaplican. Hemos podido acompañar a varios de estos soñadores, el primero en llegar fue Petrica, dice que no le importa que en España le llamemos Pedro, da igual cómo se llame siempre que se llame, el mérito es solo suyo, no sé si me gustó más verle disfrutar en la actividad para la que le contratamos con su traje y zapatos de cocodrilo, o en medio de la Plaza Mayor de Madrid con su cinta para que no se le enfríen las orejas mientras actúa tocando el cymbal.
Son las cosas que dan oxígeno, Petrica, la incorporación de los aspectos socieconómicos a las políticas de juventud con el Programa de Emancipación, las cartas de calidad conjuntas, el Programa Juventud más cercano a la movilidad juvenil, los y las jóvenes cooperantes, un observatorio no sólo para conocer también para recibir sensaciones y cambiar opiniones, el trabajo con la gente en lugar de de espaldas a ella y los órganos para el diálogo, la Convención Iberoamericana de Derechos de la Juventud, el Pacto Europeo, la red de Espacios de Creación, las estancias culturales,... los jóvenes del exterior y los jóvenes en el interior, muchas personas de las que aprender y a las que acompañar.
Sabéis que rara vez os hablo de esto en el blog, pues hoy ha tocado, tal vez no para mirar atrás si no para hacerlo hacia delante. Últimamente hay algunas cosas que repito por ahí y que aquí nunca cuento, tienen que ver con los retos a los que nos enfrentamos. Con frecuencia nuestros mayores repiten que la actual generación de jóvenes lo ha tenido todo hecho, que no ha habido grandes conquistas que hacer, a ellos, nos cuentan, les tocó conquistar la democracia y el bienestar, pero lo dejaron todo hecho. Más allá de pensar en más bienestar y mejor democracia creo que tenemos por delante importantes retos sociales que a cada uno desde donde estemos nos va a tocar protagonizar si queremos. Es posible que señalemos algunos en las oportunidades que nos dan las tics, y también en la brecha tecnológica generadora de desigualdades que pueden significar y que tenemos que evitar, o en la alianza de civilizaciones como mejor manera de enfrentarse al mundo pluricultural en el que con toda seguridad tendremos que convivir, no está demás tener presente entre estos retos el desarrollo sostenible y el compromiso efectivo por la preservación del medio ambiente. De cada uno de estos temas me pongo como deberes hacer propuestas, ¿y vosotros, creéis que está todo hecho?