viernes, junio 16, 2006

Ser joven no es limitarse a esperar a ser adulto.

Es una frase que forma parte de una entrevista a Sebastián Mollina, joven boliviano de 20 años creador de mundoalreves.com, y que me gustaría, con su permiso, suscribir
Bill Gates ha anunciado su afortunada (supongo que por feliz, pero también por cuantiosa) jubilación. Hace unos años un grupo de jóvenes emprendedores entre los que se encontraba Bill Gates comenzó lo que se convertiría en un imperio tecnológico. Estos jóvenes fueron capaces de anticiparse a lo que el desarrollo de informática iba a producir, lo que el acceso doméstico a las tecnologías de la información y la comunicación suponía, y apostaron por un software a disposición de la gente, intuitivo y fácil de utilizar. No sé si realmente eran conscientes de lo que supondría, de lo que llegaría con la creación de la sociedad de información y la expansión de internet, muy por encima del software de Microsoft, o solo vieron un gran negocio ante ellos.
Sea como fuere no quisieron ser meros observadores de un mundo cambiante, ni tampoco se echaron a temblar ante las incertidumbres y los cambios sociales, convirtiéndose en agoreros del fin del mundo. El progreso y la iniciativa contra el conservadurismo del "como dios manda"
¿Está todo en crisis o por el contrario todo son oportunidades?. Es posible que esta respuesta solo dependa de la actitud de quién la responda, yo me apunto al mundo de las posibilidades que por tanto podemos construir, ¿y tú?

jueves, junio 15, 2006

Sobre el llamado Proceso


Hay cosas por las que merece y se debe luchar, y una de ellas sin duda es conseguir la paz, sin provocar guerras.
Algunos no quieren acabar con el terrorismo, sino con un Gobierno elegido libremente. En política no todo debe valer

Quincuagésimosegundo, cincuentaydosavo o ele palito palito

Ya se ha presentado la programación para este año del Festival de Teatro Clásico de Mérida, nada más y nada menos que en su 52ª edición. Supongo que en las personas 52 años significan un interesante recorrido en la vida, un tiempo de madurez, edad de alcanzar la plenitud vital, lejos y con tiempo aún hasta llegar a la vejez, pero en la historia de este Festival 52 años son, además de esto, mucho más.
Un Festival con historia y de futuro. Hace un par de años, aprovechando la edición nº50 (ó L), se recordaba la importancia de la II República española en que este evento pueda hoy celebrarse, merece la pena volverlo a recordar en el año del 75º aniversario de la República, en el año de recuperación de los valores que significaron este período, brutal e injustamente detenido en la historia de nuestro país. El Festival de Teatro Clásico de Mérida forma parte de esas actuaciones emprendidas para democratizar el acceso libre de los y las ciudadanas al patrimonio, la cultura y la educación.
También el teatro clásico, el teatro de las tragedias de los dioses, paradójicamente, nos humaniza, los textos clásicos tienen la extraña virtud de la eterna actualidad que nos hace recordar que el ser humano, la sociedad y las relaciones humanas, no han cambiado tanto por mucho que creemos nuevas sociedades.
Esta edición del Festival de Mérida actualiza estos valores republicanos y de los clásicos con nuevos artistas, que le aportan juventud y futuro, y el aprovechamiento de nuevos espacios en el entorno de la ciudad de Mérida, en el entorno de Extremadura, una región que también se identifica con su historia y su futuro, ya lo sabían los clásicos.
El espectáculo está en marcha, merecerá la pena pasar el verano en Extremadura y disfrutar.

domingo, junio 11, 2006

El inicio de la madeja

Hace unos días discutía, en su acepción de examen de una materia, sobre los nuevos canales de comunicación. Lo hacía primero en una improvisada reflexión pública ante gestores de información juvenil que llamó la atención a algún periodista que decidió ampliar la cobertura de lo dicho, una buena excusa para seguir hablando del tema.
Así que, fruto de aquello he pasado la tarde, para un fin de semana que estaba libre, leyendo los blogs y por tanto pensamientos de amigos, amigas, compañeros, compañeras y personajes.
Esta lectura me ha animado a querer sumarme, a participar de este canal de comunicación no solo desde la observación, a querer comunicar y utilizar un medio sin la duda sobre cómo se diga lo que dices, con la libertad de expresarse directamente y sin la decisión de otros aquello que quieras, si eres capaz de hacer corta y pega de tu cabeza a la pantalla. Esto, será lo difícil.
Las reglas de la comunicación siguen siendo las mismas: la emisora, yo; el receptor o receptora, tú; el mensaje, las ideas sobre papel; y el canal abierto a la reflexión.
Espero cumplir.