jueves, septiembre 18, 2014

Mientras habla Montoro: Apuntes sobre la reforma fiscal


La Reforma Fiscal del PP consiste en quitar rentas y bienestar a la mayoría de ciudadanos, para dárselas a los que más tienen, transfiere bienestar y renta de las clases medias y trabajadoras para dárselas a las rentas altas y a las grandes empresas. Quitárselo a los de abajo para dárselos a los de arriba.

El Gobierno en su reforma fiscal introduce dos cambios normativos fundamentales. Bajar los impuestos especialmente a las rentas altas y bajar el impuesto de sociedades a las grandes compañías y corporaciones, olvidando a la mediana empresa y los autómonomos, un sector que sin embargo se considera determinante para la generación de empleo y la recuperación económica, a los que primero animamos a emprender y después olvidamos suprimiendo los recursos del Estado de Bienestar, aumentando como nunca los impuestos indirectos y perjudicando directamente en esta reforma, como a los alrededor de 79.500 autónomos en Extremadura.

De la supuesta bajada de impuestos de la que presume el Gobierno no se beneficiará nadie que por sus rentas bajas no pague IRPF, pero que sin embargo asumen cada día copagos, recortes, tasas, tasazos y subidas de otros impuestos. El 30% de lo que se deje de ingresar con esta reforma de impuestos beneficiará al 1% de los ciudadanos con las rentas más altas, y el 60% del la pérdida de ingresos el 10% con rentas altas. Es un paso más en el camino a la desigualdad, la brecha económica y la fragmentación social.