sábado, julio 12, 2014

Madina

No le he conocido ahora, le conocí de más joven, sin cargos pero muchas cargas militando en las Juventudes Socialistas, adquiriendo valores, de esos que se te tienen que empapar cuando compartes militancia en Euskadi con Ramón Rubial. Se le nota, no es una pose ni un posado, es una persona de principios.



Podría haber sido proclamando SGral del PSOE hace un tiempo, pero con un gran lastre en las formas y las deudas, no lo hizo. Y ahora tampoco dejó que sucediera, prefirió plantarse, hacerse eco de la demanda de la militancia de poder participar directamente, no aceptar imposiciones ni someterse a un proceso fuera como fuera. Exigió participación. 

Cada uno pudimos hacerlo en el espacio que tenemos, unos lo hicieron, otros no. Como participación garantiza el próximo noviembre para elegir candidato/a a la Presidencia del Gobierno. Nos hemos comprometido con la ciudadanía, se ha decidido en un Comité Federal y no son estas las normas que hay que derogar si queremos recuperar credibilidad.

No presume de ser lo que no es. Quienes ocupamos responsabilidades institucionales no tenemos las mismas obligaciones que los demás, tenemos muchas más, sólo cumpliéndolas no tendremos que obviarlas. Como Sº Gral del Grupo Socialista ha demostrado ser capaz de entenderse con otras fuerzas políticas para conformar las mayorías que permitan confrontar a la derecha. 

Con partidos que están hoy representados y no. No comprendo las "gracietas" para referirse a otros movimientos políticos. Él es de los que puede tender puentes y encontrarse con los movimientos ciudadanos porque los ha tenido presentes. En esos encuentros, en ese entendimiento, nos jugamos recuperar parte de nuestra base social.

No teme a la derecha, le temen. No necesita de la política, la política es la pasión que quiere poner en manos de la gente.

Se presenta con ideas solventes, para cambiar el partido y para cambiar el país. Para acabar con la corrupción, para invertir los procesos de participación de abajo a arriba, para entender que el impulso a la economía también pasa por la ruptura de la desigualdad. Para dar soluciones a errores del pasado, blindar en nuestros derechos el Estado del Bienestar. 

Está rodeado de gente con la que he coincidido a lo largo de mi militancia por todas partes. Esa gente con valor y valores y en muchas ocasiones han hecho de "sherpas" de un proyecto político de progreso, que se ha decepcionado y que se ha ilusionado, siempre con esfuerzo y dando la cara.

Decía Benedetti que la juventud sabe antes lo que no quiere que lo quiere. Debo haberme hecho mayor, aunque no tan mayor como para saber también lo que no quiero. Hay cien razones más por las que tengo el convencimiento de apoyar a Edu Madina, también porque me invita a soñar.

Mañana decidimos, no decidimos quién es más amigo nuestro, sonríe o abraza más. No votamos un proyecto local, provincial o regional, no caben otros intereses. Elegimos nada más, ni tampoco nada menos, que a quién será el Secretario General del PSOE, no necesitamos más transiciones, necesitamos un proyecto de continuidad y con futuro, necesitamos ya que los sueños se hagan realidad.

No hay comentarios: