sábado, mayo 21, 2011

LOS Y LAS JÓVENES QUE SE CUENTAN

*Escrito para colaboración en una publicación en febrero de 2011


“¿Qué les queda por probar a los jóvenes en este mudo de paciencia y asco?
¿solo graffiti? ¿rock? ¿escepticismo?
También les queda no decir amén
No dejar que les maten el amor
Recuperar el habla y la utopía
Ser jóvenes sin prisa y con memoria
Situarse en una historia que es la suya
No convertirse en viejos prematuros”
Mario Benedetti.
Memoria y esperanza. Mensaje de un octogenario a los jóvenes.


(Allá por la década de los 90, un fabricante francés de automóviles, lanzó una campaña dirigida a eso que los publicistas llaman target de jóvenes, el sector de población al que más comerciales se dedican). El spot en cuestión vendía  un coche para los JASP: los jóvenes, aunque sobradamente preparados.
Era en la época en la que los jóvenes en Europa éramos la respuesta a todo, la generación mejor preparada de la historia, con unos grandes valores, los capaces de cambiar el rumbo y las tradiciones políticas de nuestros países, no nos faltaba de nada. A la generación JASP, posterior a la del babyboom, le acompañó la generación X[1],  y le siguieron la Y, la Z,  la G y la de unas cuantas letras más. Y es que siempre ha sido una afición la de poner etiquetas a los y las jóvenes, y éstos los que con sus gestos parecen huir permanente de las mismas.

viernes, mayo 20, 2011

Elecciones 2011. Pre-reflexión muy personal.

Sin duda esta no es la primera campaña electoral en la que participo, pero de algún modo son las elecciones en las que lo hago con más convicción y deseo de mantener un proyecto de progreso.
Supongo que formo parte del sistema, pero no por eso soy conformista sobre el cómo funcionan las cosas, el ver cientos, miles de personas en las plazas públicas de todo el país espero que sea algo que provoque un punto de inflexión y no retorno a una mejora de la democracia representativa y un avance hacia la democracia participativa. Pero me temo que no todos lo han entendido igual, unos partidos parecen querer sacarle provecho, a otros en realidad les da igual y lo mismo dicen que hacen parte que hacen la "peineta" o convocan un desalojo. En el mío supongo que hay de todo, pero hasta ahora parece que lejos de asustar se entiende el mensaje y se está dispuesto a reaccionar con la gente, eso al menos espero.