sábado, octubre 18, 2008

El alcalde de mi pueblo

Ni nací ni crecí allí, pero de allí es toda la familia y es un lujo ir allí y ver como cada estación el paisaje cambia de color y aire de aroma, allí las estaciones se ven y se huelen. Siempre he dicho que es una fortuna tener pueblo y que se nota el tenerlo o no, especialmente en la etapa infantil.
Supongo que a esto hay que unirle la acertada apuesta de Extremadura por lo rural y la calidad de vida en todos los municipios, pero también es imprescindible el compromiso desde lo local, no es una frase hecha la que pretende elogiar a los alcaldes y alcaldesas de los pueblos, son a los que primero miran los ciudadanos, son los que se preocupan de las cosas en las que sucede nuestro día a día. En las Casas del Castañar hemos tenido la suerte de contar con un alcalde como Pedro, él ha tenido gran parte de culpa de los recursos y la calidad que hoy tienen las Casas, se ha peleado como nadie por ello.
La Casa de Cultura, el Centro de Salud,... en la Residencia recien inaugurada se hizo el silencio nada más saber la noticia de su fallecimiento, del duelo se pasó a la reivindicación, la Residencia no tiene nombre, nadie lo merece más.
Gracias Pedro por tu tesón.

No hay comentarios: