miércoles, julio 25, 2007

Sentimientos

Hace unos días que tenía decidido escribir algo sobre las Juventudes Socialistas, tengo claro que si no existieran habría que inventarlas inmediatamente, pero, a diferencia de lo que algunos, pocos, manifiestan de vez en cuando, lo que no hay que hacer es reinventarlas. Sí sacarles el máximo provecho, el social y el individual. En mi militancia en esta organización he aprendido mucho, muchísimo, de política, de valores y de compañerismo, dudo que se pueda militar en otro sitio como se hace en esta organización.
El pasado fin de semana se celebró el 23 Congreso Federal de esta organización que puede mirar con tranquilidad al pasado, al presente y al futuro. Mi más sincera felicitación a todos y todas los que habéis estado trabajando durante este Congreso, y a los y las que lo hacéis cada día en cada rincón. Especial mención merecen los que desde el domingo han asumido la responsabilidad de hacerse cargo de la Comisión Ejecutiva Federal, tenemos importantísimos retos por delante, de los orgánicos y también de los que afectan al futuro de la gente, tenemos que tener claras cuáles son las ideas que abanderamos, cómo defenderlas sin conformismos y cómo trabajar por ellas en conjunto que es como somos más fuertes.
Pero como nos dijo Felipe González el socialismo también es un sentimiento, y de eso me cuesta más escribir. Me siento feliz cuando los/as compañeros/as valoran el trabajo, cuando nos agradecen y comparten lo que hacemos, cuando se ven los resultados del esfuerzo diario, y me siento muy feliz cuando veo esa misma ilusión en los demás, cuando la gente que se ha matado a trabajar recibe el aplauso que merece. No puedo ocultar que a veces me cuestan los cambios, que el domingo cuando miré a los que se sentaban al lado y a los que se sentaban enfrente, dudé por un momento si mi sitio no estaba con los de enfrente.
Los que llegan lo harán bien, muy bien, al frente hay personas que empatizan y tienen las ideas claras, que saben ser líderes como los que definió el Presidente González. Los que salen y algunos de los que lo hicieron un poco antes se han ganado el respeto, tendrán que seguir trabajando, debe haber sitio para gente así. Seguiremos compartiendo sentimientos.
A todos/as, gracias por dejarme seguir aprendiendo.

lunes, julio 09, 2007

Izquierda, izquierda, derecha, derecha

Es obvio, no, el título no se refiere a la yenca, aquello que bailaban mis padres cuando moceaban.
Tampoco descubro nada si afirmo que me gusta más la POLÍTICA que el baile, y que por tanto, y aunque no deje de salir, también me da por seguir los debates parlamentarios de máximo interés, ya sean del ámbito nacional o de mi Comunidad Autónoma.
Justamente las semanas pasadas se han celebrado dos de estos debates, por una parte el Debate de investidura del Presidente de la Junta de Extremadura y por otro el Debate de política general sobre el Estado de la Nación. No voy a entrar en consideraciones sobre quienes estuvieron mejor en cada uno de ellos, sería demasiado fácil en ambos casos, pero sí me apetece seguir desmintiendo a aquellos que afirman que no hay diferencias entre la izquierda y la derecha, que todos dice lo mismo y que bla, bla, bla.
Desde luego no es en los debates dónde mejor se ven las diferencias, sino en cómo y para qué se gobierna, pero también se escuchan afirmaciones que marcan las diferencias. En el caso del debate extremeño, la obsesión del ya ex-candidato popular está en el intervencionismo de la administración autonómica, es a tal punto liberal que se compromete con la ciudadanía a que si él hubiese sido Presidente, no crearía ni un solo puesto de trabajo en la región, esa no es tarea de un regidor, si no de las empresas. En el caso del Sr. Rajoy su liberalismo llega a confundirse con la pereza y el desprecio a la POLÍTICA, la de verdad, llegó a afirmar que si no hubiera habido gobierno las cosas habrían salido igual solas refiriéndose a la economía del país. En otras ocasiones le hemos escuchado afirmar que la mejor política de vivienda es la del todo urbanizable que ya practicó el PP, pero de la que ya sabemos que aunque se construya mucho esto no apareja menor precio, sí se provocó más especulación y destrucción ambiental.
En cualquier caso lo que más me llamó la atención fue la valoración que el líder popular hizo de las leyes sociales impulsadas por el Gobierno socialista, vino a decir algo así como que no estaban mal (aunque recurran la Ley de Igualdad) pero que no eran importantes. ¿Entonces qué tiene que hacer un gobierno que ni gobierna para no molestar ni impulsa progreso y bienestar social?
En el PP le llamarán intervencionismo o cosas sin valor a los derechos, a la Ley de Igualdad, a la Ley de atención a las personas dependientes, a más y mejores becas, a más y mejor empleo, a la subida del SMI, al Estatuto del trabajador autónomo, a la subida de las pensiones especialmente a las más bajas, a la normalización de inmigrantes y a su integración, a la alianza de civilizaciones, a la Ley del Suelo, etc, etc, etc, yo le llamaré un gobierno socialista.
Dejo para otro día los nacionalismos.