lunes, junio 25, 2007

Más árboles

Este fin de semana se ha celebrado el primer encuentro internacional de amigos de los árboles, organizado por la Fundación Más Árboles y la empresa Maderas Noble de la Sierra del Segura. He lamentado no poder finalmente asistir pero no voy a dejar de, en la medida de lo posible, sumarme a la inquietud de la que allí se ha hablado y a difundir interesantes iniciativas como la de la plantación de 100 millones de árboles en 4 años en el sur peninsular como barrera contra el cambio climático, implicado a empresas, instituciones y particulares. Curiosamente, además de una gran iniciativa social, puede ser un buen negocio empresarial.
Al no poder asistir a última hora, decidí dedicar algo del tiempo disponible del fin de semana a ver el documental "Una verdad incómoda" de Al Gore, que tenía entre cosas pendientes. No está de más que aquellos que también lo tengáis entre esas cosas podáis sacar un rato para pensar en ello. Los últimos 10 años de la humanidad parece que comienzan a ser la cuenta atrás del mundo si no somos capaces de reaccionar y cambiar las previsiones para los próximos 50 años. Lo que está pasando no es natural, el poder del hombre está consiguiendo cambiar las reglas de la naturaleza provocando un auténtico desastre. El calentamiento del planeta es una realidad nos afecta y desprotege, que provoca a la vez desertificación e inundaciones y consecuentemente genera tremendos movimientos migratorios, la desaparición de especies y la proliferación de enfermedades. Así es la naturaleza, cualquier modificación en el sistema provoca la variación del conjunto.
Como pasa con la iniciativa de Maderas Noble, invertir en darle la vuelta a lo que está pasando es una necesaria tarea que no se puede dejar en los asuntos pendientes, y también es un negocio que genera riqueza económica y social. Conseguir que haya futuro depende de todos y todas, sin excusas, desde los países más contaminantes y más reacios a estas decisiones pensando en el interés de la moneda, léase Estados Unidos, al ejercicio que cada uno de nosotros podamos hacer para modificar nuestras conductas contaminantes en favor del ahorro energético, la protección y la implicación con el medio ambiente.
Por cierto, en los últimos años los movimiento ecologistas han ido perdiendo presencia y especialmente interés entre la gente joven, entre quienes van a tener que enfrentarse a las consecuencias del cambio climático y que pueden cambiar el futuro, ¿tan malo es que estas cosas puedan conocerse en nuestras escuelas en la educación para la ciudadanía que tiene que haber en ellas?


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Leire.
¿Cuál es tu opinión sobre el posible traslado de Proa a otra parte de Cáceres?
¿Es conveniente sacarlo de Aldea Moret?

Anónimo dijo...

Contestando a lo de los movimientos ecologistas creo que deberías asistir a las manifestaciones multitudinarias que La Plataforma Ciudadana Refinería No convoca. Es ahí donde están los jóvenes que no tienen miedo a las doctrinas de partido.

Un abrazo sin acritud

Leire dijo...

Bueno contesto a los anónimos, aunque confieso que me gustaría más saber a quién contesto.

Respecto lo de Proa. Lo primero es que no es un tema del que haya formado opinión, ni del que la tenga que tener, por lo que podría limitarme a contestarte esto, bajo el riesgo de no tener suficientes datos para responder. En cualquier caso no evitaré la pregunta, en una primera opinión sobre esto, sin profundizar más, diría que espero para Proa las mejores dependencias posibles en el lugar que más convenga a sus usuarios. Son los chicos y chicas que necesitan este Centro los que nos deben preocupar en primer lugar, se lo merecen, la mayor parte de ellos y de sus familias lo pelean cada día.
Tanto de lo mismo para Aldea Moret, espero que en esta legislatura se recupere la apuesta desde todas las instituciones, especialmente la municipal, para mejorar y atender las necesidades y reivindicaciones del barrio, es bueno para quienes residen allí y para la ciudad de Cáceres en conjunto.
Sin embargo no creo que una cosa sea a la otra, no creo que en Aldea Moret se conviva mejor o peor por estar allí las dependencias de Proa, y Proa debe contar con los mejores recursos posibles ahí o dónde se garanticen, aunque en algún tiempo se quiso apartar a unos y a otros, ahora hay que encontrar lo mejor para cada uno, sin mezclar cosas que no tienen por qué mezclarse.

Respecto de los miedos, ni estos, ni doctrinas, ni dogmas de fe, el PSOE no se dedica a imponer ninguna de las tres cosas, nadie me dice a qué sumarme y a qué no. Cuando afirmo la baja preocupación de la gente joven hacia estos temas en este momento lo hago con datos delante. Sólo un 3,7% reconocen los problemas medioambientales entre los principales problemas sociales, un 2,7% entre los personales, y tan solo un 1,4% afirma pertenecer a alguna asociación ecologista o de defensa de la naturaleza de carácter juvenil o no. Quizás la concentraciones no son tan multitudinarias.

Anónimo dijo...

Siempre me has parecido una chica interesante; también interesantes e interesadas me han parecido tus respuestas.
Lo que nadie puede dudar es que existe cierto miedo entre los que vivis del PSOE de Extremadura con el tema de la Refinería. Carmen Heras, por ejemplo, que en círculos privados se muestra contraria a la instalación de esta empresa contaminante en la región nunca cometería el error de decirlo en público. Imagino que tu tampoco lo harás. Esos son los miedos.

Leire dijo...

Bien, ahora ya está claro que no nos conocemos, sino sabrías que tengo más apego al poder de opinar en libertad que al de ocupar un cargo, esto he hecho siempre, las responsabilidades públicas tienen un fin y un final que puede decidir otro, pero también una misma.
No puedo afirmar estar en contra de la refinería simplemente porque no es cierto.
No creo que puedas saber cuál es la opinión de otra persona que tampoco duda en expresarse en los foros en los que tiene que hacerlo.
Con esto espero cerrar este intercambio en el blog.

Anónimo dijo...

Ante todo te pido disculpas por lo que te haya podido importunar. Mis preguntas han sido hirientes y poco amigables.
Como me esperaba tus respuestas han sido respetuosas e inteligentes.

Un abrazo sin acritud.